La Justicia en Bolivia

Las y los bolivianos estamos transitando por caminos demasiado sinuosos, para darle una figura, al proceso de selección de profesionales en jurisprudencia que pretenden ser depositarios de la confianza ciudadana y así administrar la justicia en el Estado Plurinacional.

Por qué tomamos los caminos menos recomendables en temas delicados? Así somos culturalmente? Nos gusta padecer por las acciones que tomamos? Estas preguntas surgen desde el sentido común, que siempre es el menos común de los sentidos.

Consideramos que un camino mucho más expedito y menos traumático, además mucho más democrático, consistía en propiciar que cada departamento genere su propia dinámica de selección respetando la equidad de género.

Este ejercicio democrático tiene mejores resultados porque posibilitaría que más allá de las ciudades capitales, emerjan de otras ciudades menos pobladas, profesionales capaces y cada uno de estos representantes, por los méritos que tiene, se someta a una evaluación con sus pares.

Por tanto cada región, porque conoce a sus profesionales, los buenos y los no tan buenos, generaría un proceso de preselección, apoyados en el criterio ciudadano y con el aporte de las universidades, se podría garantizar esta primera etapa.

Una vez establecida esta selección, entendiendo que están las y los mejores, quienes han producido y aportado a la teoría del derecho, quienes han tenido una conducta intachable, quienes han sido verdaderos maestros, van a una segunda etapa.

Este procedimiento no es nuevo, otras sociedades y bajo otras características escogen a sus representantes de esta manera, el tema en cuestión es la metodología para escoger a esos mejores y brindarles el apoyo y la confianza necesaria.

Qué hubiese logrado el Nuevo Estado con este procedimiento? Devolverle la confianza a la ciudadanía y que ésta es portadora de buenas decisiones, seguramente no sería perfecta la selección pero los procedimientos se van optimizando con la práctica.

Es cierto que provenimos de una organización administrativa impuesta, acomodada a los intereses de élites, las mismas han realizado reformas para no cambiar nada en el fondo, sin embargo hemos dado un paso a través del voto, el asunto es avanzar.

Las y los bolivianos debemos estar persuadidos que nuestra democracia la hacemos todos y todas, si no participamos, nuestras conquistas serán revertidas por las fuerzas conservadoras, es necesario asumir, una vez más, esta gran responsabilidad, construir un sistema judicial verdadero.

artículos relacionados...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>